20 de septiembre de 2010

Menudencias

La calma inusual que tenía el mar aquel día me tenía absorbida y no me había dado cuenta de que la aguja de mi reloj había dado ya casi una vuelta completa. El libro seguía allí en mis manos, abierto por la misma página aburrida que me incitaba a cerrarlo por hoy. Pero no leía.
De vez en cuando, alguien arrebataba durante unos pasos la soledad de la playa de un noviembre que empezaba a hacerse notar. Bajo mis manos hundidas en la arena, la Tierra estaba quieta, absolutamente quieta y fría.


















Aún nos quedan trozos de planeta sin descubrir, seguimos sin explicación ni remedio para cientos de errores del cuerpo, del envase que nos soporta, todavía.
Podemos llenar las calles de farolas cegando las luces del cielo y cuando el sol nos grite, podemos evitarlo.

Nacemos, vivimos, morimos.... A veces no en ese orden. Seguimos escupiendo a la tierra y no es más que escupirnos a nosotros mismos.
Nos destruimos como más nos apetece y no está nada mal. De hecho, La Tierra podrá vivir sin nosotros. Sin embargo, nosotros no podremos vivir sin la tierra

¡Pero qué más da!  Ya lo pensaremos cuando nos aseguremos de que el dinero es indigesto.



12 comentarios:

Manuel Amaro dijo...

Una porción del pastel y su opuesta siempre suman lo mismo.
Explicación del acertijo.
XD.
Shhhh, no se lo digas a nadie.

NNazaret dijo...

Por fin actualización!!
Pues dicen que el mar lo cura todo... otras veces solo abre heridas.
Y otras veces no nacemos, vivimos y morimos, sino que nacemos y morimos y nos olvidamos de vivir...

Besetes! :)

Alea dijo...

Jajaja había hecho mil operaciones pero esa no..XD

Naza, a eso me refería ;)

Natalia... dijo...

Así es Alea...pero tampoco podemos vivir nosotros sin dinero, así que a tomarse un antiácido y a comenzar saboreando los billetes, jajja

Hablando en serio, me hiciste pensar..no está mal despues del fin de semana, no?
Un abrazo desde aqui...

Alejandro Tropea dijo...

Magnífico texto. Y quisiera estar sentado en esa playa.

NNazaret dijo...

Filósofa es una palabra que se me queda grande jaja pero tengo que admitir que la filosofía es uno de mis amores "Platónicos", nunca mejor dicho.
Besos! :)

M. dijo...

Me recuerda muchisimo la ultima frase a un dialogo que aparecia en la pelicula de " el día de mañana". Da mucho que pensar el texto. Mi profesor de biologia y Ciencias de la tierra te adoraría que lo sepas xD

Alea dijo...

Natalia voy preparando el Almax XD

Alejandro, si la encuentras, dímelo =)

Naza, verás cuando llegues a Nietzche, vas a querer retroceder en el tiempo para conocerlo, que te conozco XD

M. tengo q ver esa peli! y tengo que conocer a tu profe! jaja

San Carbajo dijo...

qué gran verdad. La Tierra puede vivir sin nosotros pero, en cambio, nosotros sin ella no. Es una pena que no seamos conscientes de eso y nos empeñemos en destruirla.

Me ha enctando!

Un beso

sedemiuqse dijo...

Somos quienes creemos ser, sin embargo no creemos ser quienes somos.
Quizás ni creamos ni seamos ni siquiera existamos, pero en el fondo basta con creer ser, para ser.

Besos y amor
je

José Ramón Fernández de la Cigoña Fraga dijo...

Preciosa y muy original foto la del plato y vaso con dinero. Me la cederias para un post en mi blog

http://lacrisisdelcapitalismo.blogspot.com/

Un saludo y felicidades por el blog que he conocido a traves de los premios 20 blogs

Josemy dijo...

Sabes lo que decia mi profesor de homeopatia ,tu administra el medicamento y la naturaleza hara lo que tenga que hacer , pues eso ,tu intenta ser lo mejor y deja que la naturaleza haga lo que tenga que hacer ,hay gente que piensa que la tierra es algo inerte ,ella tiene sus leyes y buscara el equilibrio ,nosotros somos hormigitas y nos sentimos los reyes del universo .