17 de diciembre de 2010

Bajo cero a la izquierda

Otra vez esta angustia navideña
y ni examen de conciencia
ni dolor de corazón.
Sólo el tac del reloj que se empeña
en quitarme el almanaque del cajón.
El frio calahuesos no me deja.
Otro jueves gris a la colección.