26 de agosto de 2009

Juzgado de por menores

No sería justo desatarse los cordones
ni cortar la cuerda de la razón.
No sería propio andar por callejones
con la piel en los labios, con los abrazos sabios
hambrientos de calor.

Ni cambiar, ni llorar, ni marcharse, ni temblar...

No sería justo rezarle a los santones
cuando no hay fe que ampare cien suspiros por canción.

Ni poder, ni escoger, ni empeñarse, ni querer...

No sería justo limpiar los lamparones
ni los estragos necios del valor.
No sería propio maquillar los sarampiones
de lo que fui capaz, de lo que el tiempo se llevó.

Si es reir por llorar, si es dormir por pensar,
no sería justo ¡donde va a parar!
comparar mis cardenales con la piel del se acabó.




5 comentarios:

Maria del Mar dijo...

twin!! stamos ahora muy versátiles las dos entre que yo hago prosa y ahora tu poesía jaja si es que las que valemos valemos
esta muy bien de primera categoria =D

ladanzadelviento dijo...

Genial.

besos
:)

sedemiuqse dijo...

Me ha gustado mucho
besos y amor
je

Manuel Amaro dijo...

Este blog cobra vida!!!
XDXD
No sería justo que no lo hiciera.

Alea dijo...

=D gracias, poquito a poco!