5 de febrero de 2010

Conciencias que sueñan, mientras otras duermen.

Probablemente no esté en posesión de la verdad...
Quizás esto fue sólo un malentendido
y ahora esté perdiendo el tiempo.

Puede que haya remedio para este mal...
no quiero una venda para no ver,
porque ya se sabe, ojos que no ven...
pero no, necesito tomar parte en esto,
mis piernas parecen andar en la espera de esta eterna cola.

500.000 personas han muerto mientras escribía estas palabras públicamente escondidas
pero quien las esté leyendo sigue ahí sentado,
pasando el rato...

tic, tac... y el tiempo sigue pasando...

Ya no hay sitio para los impacientes.

No intenten comprenderlo, era una tontería más de una tonta más,
una nueva gota en el mar que terminará por desaparecer sin dejar rastro de su efímera existencia.

Quiero coger el fusil, mutilar este daño que desgarra las conciencias de los lúcidos,
acabar con este cuento para desmemoriados.

Con complejo de Superman o no, me subo a esta barca de utópicos
aun quedan días para que zarpe,
mientras tanto esperaré a llenar el barco...
aunque sea con ilusiones.

2 comentarios:

Alea dijo...

cógete el fusil y munición q nos vamos

Manuel Amaro dijo...

Tu fusil es la pluma, y ya la has cogido.