23 de mayo de 2010

No volveré a hacerlo


Seguí echándole azúcar a aquel café, ¿1000 cucharadas quizás?
puede, seguro que más.
Sin que me diese cuenta el vaso se cayó y empezó a derramar todo lo que tenía dentro. No sé por qué me quede mirándolo, ahí, de pie absorbida por el río que había contruido mi fallido intento de desayuno.
Me agaché, recogí uno a uno los cristalitos y cogí el vaso truncado. Aquellos dientes causados por el impacto de su filo me tentaron a beber lo que quedaba. Aproximé el vaso a la comisura de mis labios después de todo no parecía demasiado peligroso.
Tragué saboreando los amargos posos de azúcar no disueltos y al acabar noté como el agudo cristal penetraba en mi labio llevando la punzada de dolor hasta el estómago, un látigo me golpeó el cuerpo dando comienzo a la desordenada carrera de un flujo de sangre palpitante, lastimero y errante.
Tardé unos segundos en darme cuenta de que la sangre llenaba mi camiseta. Corrí a lavarme la boca pero era inútil, la corriente se negaba a detenerse.
El baño comenzó a difuminarse, cada azulejo crecía y se empequeñecía en cuestión de segundos. Cerre los ojos, me mareaba más. Sería cosa de la hemorragia así que me senté en el suelo y cogí una toalla para intentar remediar aquella estupidez... pero intentar frenarlo era otra estupidez, así que cerré los ojos por última vez.

Sólo recuerdo que al despertarme comencé a llorar y que no encontré consuelo.
Lo que más me duele ahora no son los puntos es que aún no sé por qué lo hice.

5 comentarios:

Alicia dijo...

Muy bueno...pero no entiendo todavia porque la protagonista hace esto...¿?

Nati dijo...

Lo hizo porque sabía que podía cortarse.
Un saludo

Elogio de la locura dijo...

Es una metáfora de todas las cosas que hacemos sabiendo que son peligrosas y aun así nos arriesgamos tentando a la suerte.
La protagonista estaba como confundida mientras preparaba el desayuno, desorientada, y lo hace por si acaso no se cortaba. Podía no haberse cortado pero como es lógico sí lo hizo.

Gracias :)

Anónimo dijo...

¡Me inquieta esta historia! ¿de donde sacas la inspiracion para escribir esto Ybarra?

Alea dijo...

No lo he escrito yo XD