31 de mayo de 2010

Qué bonito es despertarse a las tantas, mirar el reloj y no asustarse por la hora que es.
He vuelto a tocar la guitarra justo cuando me ha apetecido, he vuelto a esperar como una niña pequeña la hora a la que empieza Phineas y Ferb. He vuelto a pasear al lado de mi mejor amiga y me he hecho valiente, para lo que aún queda antes de que volvamos a la Alhambra...

3 comentarios:

Mª Carmen dijo...

Envidia, mucha envidia, muchísima envidia... sana, eso sí.
ENJOY!
Te lo mereces.

P.D. Pásate cuando puedas por el blog del Club de Lectura, que "nuestro Amaro" sigue revolucionario y un poco afrancesado ;)

Elogio de la locura dijo...

pooor alusiones...
:D
gracias por despejarme de lo ocurrido hace unos dias y de lo que se nos viene dentro de muy poquitos

Alea dijo...

MªCarmen gracias, aunq aún me queda un empujoncito. Me pasaré en breve ;)

Tuuu..gracias a tí, ya lo sabes =)