6 de agosto de 2010

¡Ea, porque somos así!






















Y es que no hay más mentira que una verdad absoluta,
Peor error que el despotismo,
Ni más horror que un gobierno autoritarista.

Parece mentira que aún queden mezquinos capaces de argumentar con un porque yo lo digo
Ninguneando a la razón y a la veracidad.
Y así hacer uso de la necedad,
Al hacernos de la verdad mendigos.



Quizás sea pronto para tener idea de las reglas de este absurdo compendio de egoístas andantes
Pero sé de quién no quiero ser hija

Y es de este juego de niño grande que no aprendió el valor humano de sus semejantes

Que no saboreó la libertad cuando se exprime de ella,
el fruto, que muchos confunden con el libertinaje.


Imposible brebaje de utópicos instruidos en el sueño de un día sin la sombra del pasado,
Sin las cuentas de un repugnante pedido.


Pero en siglo XXI siguen existiendo cadenas

de una escalera de color,

Tras un dolor sostenido

En un grito de lamento.

4 comentarios:

Elisa dijo...

Qué buen blog!
Me encanta...
Gracias por pasar por el mío
Cariños desde Argentina
Elisa en Serendipity

SE dijo...

Muy bonito y además tristemente es verdad. Parece mentira que en el siglo XXI sigan personajes así en el poder. un abrazo

Elogio de la locura dijo...

No vamos a dar nombres pero queda cada presidente que... vaya tela. En fin.

Sirventés dijo...

Y yo que pensaba que la poesia ya no me gustaba...