31 de agosto de 2010

Like a Rolling Stone

Una vez probé a correr con los cordones desatados y no perdí ni un diente.  Me bebí un bote entero de Paidoterín descongestivo, para olvidar las penas y pude pisar charcos durante todo un invierno sin resfriarme. Otro día me tiré en plancha a la piscina mientras hacía la digestión y me sentó tan bien que me salí para tirarme otra vez.
Cuando tenía seis años, tenía claro que las cosas buenas de la vida son las que llevan el cartel del NO. Soñaba con ser una pirata, me hacía sombreros con papel de periódico y gritaba:

"Con diez cañones por banda
Viento en popa a toda vela
No corta el mar, sino vuela
Un velero bergantín..."

Hoy, al escuchar estos versos en boca de Leiva he vuelto a acordarme, y aunque sea por un día y tenga que alimentarme de peces de ciudad puedo seguir bebiendo ron y cantando, retando a duelo a esos capitanes de barco que llevan galones de mentira solo por presumir. Voy a desmedirme, que se me da muy bien.

¡Y que le den al mundo!, ¡que nunca me hace caso cuando le pido que pare!


12 comentarios:

Elena Lechuga dijo...

Qué casualidad, justo la idea que me estaba rondando hoy para ponerla por escrito. Creo que ya desisto, me gusta más cómo lo has hecho tú.
Me uno a tus seguidores desde mi rincón, si me lo permites

M. dijo...

Contestación sobre la historia en mi blog.

"Me bebí un bote entero de Paidoterín descongestivo, para olvidar las penas y pude pisar charcos durante todo un invierno sin resfriarme"

¿Sabes? Mi hermana cuando era un bebé se bebió un bote entero de medicina para los gases en el cuerpo... mi madre super preocupada llamó a toxicología y le dijeron, que lo máximo que le podria pasar, es que esa noche durmiera "que te cagas" ajk ajk ajk XDDDDDD (obviamente no fue con esas palabras) XDDDDDD

peces de ciudad es genial :D adoro a Sabina.

Gincrispi dijo...

Con diez cañones por banda
For those about the rock
we salute you!!

Saludos.

Alea dijo...

Elena aqui tienes entrada libre siempre ;) gracias por el cumplido pero te animo a que tu también escribas sobre este tipo de cosas, que siempre gusta leerlas =)


M. si esque nos preocupamos demasiado, dejemos a los niños automedicarse en exceso..XD

Alea dijo...

Gincrispi, has descubierto mi pasión por los australianos XD

Manuel Sánchez Acero dijo...

Jajaja! La libertad en estado puro! Claro... la vida está plagada de prohibiciones como minas que parece que debemos evitar, pero ese espíritu joven y aventurero que tiene tu entrada me ha gustado.

Un abrazo,

Manu.

Natalia... dijo...

Está bueno a veces hacer cosas que van en contra de lo canónico. Rebelarse, desafiar el destino, retar a la suerte..
Muy buena entrada, Alea...
Besos desde Argentina!!

PD: y que le den al mundo, joderrr!!! Si a mi tampoco me hace caso siempre que le pido!!!!

Alea dijo...

Manu, Natalia, gracias sois geniales =)

Manuel Amaro dijo...

No recuerdo la velocidad a la que rota la tierra, aunque creo que era más de 400 m/s. (tal vez haya dicho una gilipollez en este punto XD).
El caso es que no te gustaría que el mundo se parase. Sería como ir en una moto a más de 1000 km/h y detenerse en seco.
A no ser, claro, que cuando quieras que el mundo se detenga, lo que realmente desees sea volar.
Un abrazo!

Alea dijo...

Bueno tampoco hace falta que se pare en seco...aunque eso que propones de planear no suena nada mal jajaj

Elisa dijo...

Otra hermosa entrada...
Saludos
Elisa en Serendipity
y en Rosario, Argentina

Lils dijo...

Genial! Me encantó.
Un hermoso blog.
Saludos desde Argentina!