6 de junio de 2011

Hasta SIEMPRE.

Hay tres letras en mi vida, que unidas, significan felicidad.






Y sí, se trata de un programa de televisión.

Hace unos días recibí la noticia del final como un mazazo. Como si una parte de mí muriese. Como si un gran amigo te dijera que se va para siempre.








Me encandiló una noche de verano. Tenía 13 años. Ahora tengo 18 y estoy segura de que no sería la misma si aquella noche del 28 al 29 de junio de 2006 mi dedo zappeador no se hubiese detenido en antena 3.

Un chiste sobre chanclas me pilló desprevenida y solté una carcajada que puso a prueba mi castigada capacidad pulmonar por el asma. Era de esas que salen del alma.
Ya está. Todo había comenzado.

Mis recuerdos de la adolescencia son casi todos momentos del programa. El bombazo del Neng. El Notario y sus eles. El padrino, Antonio Gala. La maestría de la improvisación de Edu Soto. Las irrupciones en el plató de la niña de Shrek. La boda. La penúltima hora. Las vendas y los hachazos de Corbacho. El abuelo. Las venganzas. Santi Clima. El final de la 1ª temporada. El monólogo de madrugar, los aeropuertos y el verano. Los Policetonos. El tunéame doctor. El "trescientos". El "Buenafuenteeee" del Follonero. La mudanza a laSexta. El 17S. El programa en el avión. La langosta del amor. Cuarto y mitad. El chiki-chiki. Redecillas. Eurovisión. El programa de Wyoming. Hasta el Fondo. Los Goyas. Mi adorado Berto y su
Bertovisión.

Cuando empecé a hacer recuento me dí cuenta de cuánto había hecho el equipo cada noche. Le debo horas de risas, de carcajadas con llanto, de sonrisas de complicidad, minutos de emoción... se me ha dado tanto a través de una televisión que un gracias, sabe a poco.

Y entonces, me emocioné.

Los que me conocen saben que esas siglas y su presentador son casi un rasgo de mi personalidad.

Siempre me ha fascinado el modus operandi de El Terrat, su buen ha
cer, el compañerismo, las ganas que ponen en un proyecto en el que creen y la pasión con la que trabajan sobre una vocación.
Aunque todo eso se lleve a cabo detrás de las cámaras lo trasmiten al espectador.


Su presentador, me ha sacado una sonrisa cuando el resto solo se limitaron a conseguir una por compromiso, ha transformado lágrimas y malas rachas en un "no es pá tanto", ha protagonizado trabajos de clase, paredes de dormitorios, ha invadido todos mis fondos de pantalla, y ha monopolizado mi tiempo libre.








Sé que muy poca gente lo entederá, pero es algo más que un ídolo. Lleva acompañándome diariamente desde hace 5 años y se ha convertido en un compañero de viaje. En un amigo que no te pide explicaciones, que a través de una pantalla es capaz, no de hacerte reír, sino de que sonrías interiormente. De que al final del día todo haya parecido una vil broma. Ha sido el punto y final de color a días aburridamente idénticos al anterior.

El 14 de julio, para muchos espectadores, acaba algo más que un programa de televisión. Acaba una forma de hacer arte. Se nos apaga el resorte de la risa. Se nos muere, de alguna, forma la noche.




Por suerte, creo en la reencarnación.

7 comentarios:

VANESSA dijo...

No creo q Andreu se vaya muy lejos. Te entiendo, yo también tengo un ídolo y es como parte de mí, no puedo ni imaginarme q le pase algo malo!
Besoss!!

Los U Brothers dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Los U Brothers dijo...

Yo también opino como tú. Adoro el programa y adoro a sus guionistas. Tengo 19 años y me metí a una carrera que creía que era mi vocación. Una vez dentro, me doy cuenta de que no, pero la carrera es bastante fácil y he decido terminarla. Después pienso hacer la carrera de comunicación audiovisual, solo para ser como los chicos de El Terrat.

Un abrazo. María

Elogio de la locura dijo...

Vanessa, más nos vale que no se vaya muy lejos.

Qué tendrán estos chicos jaja a mí también me han hecho plantearme si mi carrera era la correcta. Ser como los chicos de El Terrat es una meta difícil y llegar a serlo, una suerte. Mucha fuerza para acabar la carrera actual y todavía más para empezar comunicación.

Josemy dijo...

Estoy de acuerdo contigo no solo es el mejor programa de la tv ,es lo mas grande Andreu parece que esta ahi mismo en tu casa ,tan cercano , te digo la verdad algunas veces cuando voy a San just de esvern me voy a dar una vuelta a ver el plato ,te parece una tonteria pero es como otros que van a ver el camp nou o tumbas de personas que han admirado ,para mi no tiene precio lo que hace este equipo de alegrarnos la vida cada dia, tantas risas ... Andreu volvera despues del verano ,no nos puede dejar asi de huerfanos .

Elogio de la locura dijo...

Qué me va a parecer una tontería! ojalá yo tuviese la suerte de vivir en BCN para pasear todos los días por sant just :)

Estoy convencida de que para principios del año que viene los tenemos a todos de vuelta

Lucía Angélica FOLINO dijo...

Este señor fue un encubridor de Sabina y Serrat, durante años.
Si lo echaron está muy bien.
Que se vaya a con la música (robada) a otra parte. Fuera.

La historia es larga y no retrocederé hasta que los mafiosos de los canales de televisión paguen lo que deben por abuso de firma en blanco.

El programa, los guionistas, las caricaturas, son el modo como la tropa de miserables se quedan con todo y la complicidad que han guardado la causa de las crisis hispanoamericanas.

Hace diez años hice algunas profecías que se cumplieron dolorosamente para los pueblos. Hoy ellos, festejan el dinero que embolsaron (muchos millones de euros, como el poco recordado Sardá que se llevó más de cuarenta) y las personas siguen esperando un poco de sol, entre tanto chiquero político.

Por si no sabías, Padre Amaro: la prensa miente. Bilderberg da las órdenes y estos cipayos de la corona obedecen. Cada cual sabrá donde le aprieta el zapato.

Lu