29 de julio de 2010

Por favor...

Lo siento, es que no me imagino la vida sin ti.
Perdóname pero me has regalado tanto que confié en perder el ticket sin problema.

Ahora pretendo hacer cuentas y... no puedo. No puedo porque ya ni siquiera me acuerdo de lo primero que me diste.



















En mi inconsciencia de 2 años recuerdo un incipiente "Aime"(la j se me resistía) y la vomitera que te eché un día.
Tus camisetas me siguen quedando grandes pero por lo menos ya no me llegan a los pies ni tengo que llevar zapatos 10 números más grandes que el mío para echarte unas risas.

Yo seguía sin enterarme pero me caias bien, y en cuanto te veía, mi zozobra juguetona se disparaba a son de mis pisotones y risas.
























Te prometo que jamás me imaginaría así, haciendo recuento, recopilando el recuerdo escurridizo que parece escaparse.
Sé que si me vieses aquí, como una tonta, llorando y riendo a la vez, me dirías que estoy "amariconá" y que... "¡copoooón! ¡si sigo vivooo!"

Porque siempre me llamas en mi cumple pero nunca me felicitas porque te da vergüenza.
Nunca te hicieron gracia mis chistes pero siempre sonreíste y me pediste que me tomara la medicación, que estaba en una edad muy mala y terminaste haciéndome reir a mí.

No sé cuántas veces te pedí ayuda con los deberes pero sí que todas, tras haberte explicado mi duda, me pedías tiempo para leerte el tema.
Después de dos horas seguías en la primera página, pero a mí me daba igual.
Decías otra de tus tonterías y... ¿a qué no sabes lo que pasaba?
Reía...

























Desde que te ingresaron te has acostumbrado a que te dé un beso cada vez que te veo porque después de tanto tiempo, ya es hora de admitirlo: te quiero. Te quiero y te necesito. Y... no sabía cuánto.

Cada vez que me pones la mejilla tu también me recuerdas que es recíproco... aunque sea un poquito; aunque nunca llegues a decirmelo.

Me niego a que el cáncer me quite todo esto. No me da la gana, es mío y no tiene ningún derecho.
¡¿Quién se ha creido?!



Será amor de hermana pero... eres el mejor hermano mayor del mundo :)




















Quédate un poquito más...
o mejor, quédate hasta el final.


Por favor...

3 comentarios:

SE dijo...

Hay zarpazos en la vida que nos hacen valorar lo que tenemos y alos que sólo queda afrontarlos con ánimos y esperanza.
Tu hermano mayor estará encantado de tener la hermana pequeña que tiene.
Un saludo.

M. dijo...

Yo he luchado contra eso, y por eso te comprendo. En mi caso era mi abuela y en metástasis. Ha sido durísimo pero era una persona muy muy anciana. Espero lo mejor para tu hermano y que las cosas salgan bien, las personas jóvenes son super fuertes y tienen lo que normlamente tienen que tener, ganas de vivir y un par de huevos. Sé que vas a darlo todo por él :D

Nada por aquí, nada por allá. dijo...

La vida a veces no pone pruebas muy complicadas, lo verdaderamente importante ahora es salir invicta de ella, mucha fuerza para ti y especialmente a tu hermano, cuídate!