9 de agosto de 2010

Cienciosidades

Y yo que soy una pura amante de lo transcendental y de lo místico de vez en cuándo dudo de la existencia de algo más allá de lo biológico y de lo químico de nuestro organismo. Encima cuando me convenzo de que sí hay algo, me pregunto dónde termina mi yo biológico y empieza mi alma o como quiera que se llame, menudo calentamiento de olla...
Porque si bien estamos compuestos por células vivas, éstas están formadas por moléculas inertes. Entonces, ¿en qué trozo de mi cuerpo empiezo? Y cuando me muera, ¿mis moléculas no vivas seguirán siendo yo sin inmutarse?
Sea como sea, considero que entre tanta Michelle Obama, crisis y chapuzas mundanas varias, nos estamos olvidando demasiado de nosotros mismos y ahora que en verano las horas dan mucho de sí, no estaría mal ponernos a pensar un poco de piel para adentro, ¡que ya está bien hombre!

Y para amenizar, una canción que no viene mucho a cuento, pero que me encanta... =)


3 comentarios:

Tropiezos y trapecios dijo...

La canción me encanta :-)

A veces yo tampoco sé lo que pensar. Quizás no haya nada más allá de la muerte y el alma no sea más que un invento para mantenernos con cierta esperanza, ante el final tan desesperanzador que nos aguarda a todos.

Y sí, también considero que nos olvidamos de nosotros mismos muy a menudo. A fin de cuenrtas somos las personas con las que conviviremos el resto de nuestra vida ¿no deberíamos pensar más en nosotros mismos?

Un saludooo

Oski.

Alea dijo...

Vaya que sí oski, si seremos viejos y aún no nos conoceremos...qué pena por dios...

SE dijo...

Es que siempre hay un momento para todo, incluso para poneer en duda nuesras creencias más habituales...