7 de agosto de 2010

Recuerdos que saben feliz

Cuando éramos peques, los curas de mi colegio nos llevaban al campo de convivencias. En una de ellas, hace siete años, se les ocurrió que los padres nos escribieran una carta a cada uno y me acuerdo que a mí aquello hasta me molestó. ¡Para un par de noches que pasaba fuera de casa y tenía que saber de ellos..!
Pero ayer, en el fondo de un cajón de mi habitación encontré aquella carta y se derrumbó todo lo que quedaba de la chica dura que llevaba dentro...
Gracias mamá.


11 comentarios:

Marisilla dijo...

jejeje, hola, soy Marisilla (de Reciclin & Reciclán y cuatro patitas buscan casa).
Aisss, como entiendo esta entradita, yo ahora pienso mucho en eso, sobre todo, desde que soy madre y rezo para que mi hijo no me haga ni la mitad de las que yo le hice a mis padres..jejejej
Un beso y muchas gracias por tu comentario.

M. dijo...

ojaláa mis padres me escribieran cosas tan bonitas. Conforme creces se les olvida que tambien nos gusta que nos mimen.

Andreilate dijo...

Sólo buscando en nuestro pasado y en nuestros padres nos encontramos donde estamos ahora, la carta me conmovió muchísimo. Es hermoso recordar cuanto nos quieren nuestros padres (yo perdí a lo dos). Un gusto leerte.

Elisa dijo...

Gracias por pasar por mi blog y dejar tu comentario.
Saludos
Elisa en Argentina

No tengo nombre dijo...

Las cartas de mi mamá siempre me derrumban, tienen ese "no sé que" que me hacen cuestionarme, siempre, cuídate.

Tropiezos y trapecios dijo...

Yo tuve que hacer algo parecido pero al revés, fuimos nosotros los que tuvimos que escribir una carta a casa.

Era un campamento para hijos de personal de Correos, así que nos intentaban adiestrar desde pequeñitos jajajaja.

Un saludo.

Oski.

SE dijo...

Joder, sí que tiene que ser bonito encontrar algo así por ahí guardado. Yo, como ese tipo de momentos y sensaciones sólo los tengo en memoria o asociados a lugares, canciones o películas, supongo que con el tiempo perderé toda posibilidad de rememorarlos, y es una pena.

Nos leemos.

Gincrispi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gincrispi dijo...

Se está perdiendo la costumbre de escribir cartas. A mí me encanta y de vez en cuando juego con mis amigos a mandarnos correspondencia. :)

Saludos Alea.

Alea dijo...

Todos tenemos en común que sabemos valorar lo que nos quieren nuestros progenitores.. =)

Tropiezos y trapecios, lo que daría por leer esa carta...jajajaj

Se, es cuestión de q todos los días dejes un ratito para tus recuerdos, así no se te olvidarán

Gincrispi, tienes razón. Yo tb le escribo a mi compi de blog de vez en cuando, aunq el internet está haciendo mucho daño en este aspecto...XD

Un abrazo a todos ;)

MARI-KILLA dijo...

yo tengo esa carta de mis padres de aquellas convivencias y es lo que me sube el autoestima cada dia!!! solo es una muestra de lo que te querian y de lo que tequerran siempre....Y YO TB TQUIEROO MI CRISTINILLAA